Certificación PMP®, una buena elección

Tiempo de lectura: 5 minutos.

Los que nos dedicamos con pasión a la Gestión de Proyectos sabemos que para muchos se trata de una profesión según ellos algo difusa y que creen que no requiere de una formación específica. Este desconocimiento provoca que se sigan cometiendo los mismos errores que hace 50 años en cuanto a gestión de proyectos y planificación. Las empresas no siempre tienen claras nuestras competencias y muchas veces vemos cómo se llama “Jefe de Proyecto” a personas que realmente no están llevando a cabo tareas propias de un gestor. ¿Cuántas veces vemos que para motivar a un trabajador que realiza tareas de análisis o programación se le asciende a “Jefe de Proyecto”, sin asignarle un proyecto definido ni recursos que gestionar. ¿Qué percepción tendrá este profesional de la gestión de proyectos si sigue realizando su trabajo igual que hasta ahora, con la diferencia de que sabe que ahora él es el “responsable” de lo que hace? Desgraciadamente esta situación es demasiado común y para ponerle fin es muy importante que promovamos la divulgación de buenas prácticas y formación específica sobre esta materia.

Ley de Brooks: añadir más efectivos a un proyecto de software en retraso, lo retrasará más.

Tras este negro escenario, donde muchos proyectos han fracasado por falta de conocimiento, provocando grandes perdidas económicas e incluso la caída de más de una compañía, parece que poco a poco las empresas empiezan a ser conscientes del grave problema existente y empiezan a valorar disponer de buenos profesionales de Gestión de Proyectos. Y es aquí donde entran en juego las certificaciones para demostrar una formación común y años de experiencia en Gestión de Proyectos. Cada vez con mayor frecuencia vemos como certificaciones como PMP, CAPM, ITIL, etc. son un requisito indispensable para acceder a un puesto de trabajo o forman parte de una clausula exigida por los clientes en los contratos.

En este artículo voy a centrarme en la certificación PMP por 2 motivos: en primer lugar porque se trata de una de las más reconocidas a nivel mundial y en segundo lugar porque yo misma he optado por esta certificación y puedo aportar mi opinión personal sobre el proceso de preparación y consecución de esta certificación.

Project Management Professional (PMP) es una certificación ofrecida por el Project Management Institute (PMI). Demuestra que no sólo tienes experiencia si no también la educación para liderar recursos con éxito y dirigir proyectos. El conocimiento en gestión de proyectos, acreditado mediante certificaciones como CAPM (también de PMI) y PMP, son una garantía de compartir a nivel internacional la unificación de los términos, conceptos, estructura y directrices sobre las buenas prácticas en la gestión de proyectos.

En la siguiente imagen se pueden ver las estadísticas oficiales a cierre de julio de 2013 referentes al número de socios de PMI, PMP y CAPM en el mundo y en España:

Estadísticas PMI - Julio 2013

España ocupa el puesto número 13 en el ranking de países con mayor número de certificados PMP. Aunque su principal foco de demanda está en Madrid y Barcelona, de cada vez son más demandadas en otras ciudades. Por ejemplo, a fecha 23 de noviembre de 2013, una búsqueda en InfoJobs con la palabra PMP arroja 44 ofertas de empleo: 21 en Madrid, 15 en Barcelona y 8 en diferentes sitios de España.

Los prerequisitos para obtener la certificación PMP son:

  • Un mínimo de experiencia profesional de 3 años liderando proyectos o como miembros del equipo de dirección de proyectos.

  • Disponer de una titulación universitaria (si no se dispone, se deben aportar más de 5 años de experiencia gestionando proyectos en lugar de 3).

  • Acreditar la realización de un curso de 35 horas de educación en Gestión de Proyectos.

Doy buena fe, de que el examen para obtener esta certificación es muy riguroso, al igual que los requisitos de educación continua requeridos para su mantenimiento. Tanto la experiencia requerida como el examen se centran en cinco grupos de procesos: iniciación, planificación, ejecución, control y cierre. La mayoría de las preguntas hacen referencia a la guía de referencia del PMI para la dirección de proyectos (también conocido como la: Guía del PMBOK Project Management Body of Knowledge).

Mi consejo es que si estás pensando en obtener una certificación sobre Gestión de Proyectos y cumples con los prerequisitos, una buena elección es la certificación PMP. Necesitarás varios meses de preparación y superar un duro examen, pero merece la pena sentir que tu experiencia y formación es ampliamente reconocida y valorada. Y sin duda eso se notará en tu carrera profesional.

Artículos relacionados:

Publicado en: Gestión de Proyectos